Plantas mágicas para el solsticio de verano

La magia de las plantas del Solsticio de Verano

De las cuatro estaciones, es precisamente este tiempo del Solsticio de Verano el que tiene más tradiciones en relación a la magia de las Plantas. No en vano es en este momento del año cuando la luminosidad es mayor y cuando es el tiempo de recogida de la mayoría de las plantas medicinales. Es el momento de los días más largos del año, las plantas absorven esta luz solar y en ellas se materializa en una mayor riqueza en principios activos y por tanto mayor efectos curativos.
Muchas de ellas se arrojaban a la tradicional hoguera de San Juán encendida al ponerse el sol y realizando en torno a ella diferentes celebraciones que duraban toda la noche, con la intención de que el fuego solar siguiera en la oscuridad hasta que volviera a iluminar con su luz al amanecer. Alegría, renovación, purificación y exaltación de las fuerzas solares estan en la base de estos ritos, fiestas y ceremonias en torno a la Noche de San Juán.
Paso a enumerar algunas de las plantas utilizadas en esta fechas tan especiales especialmente en relación a leyendas y tradiciones mágicas en torno a ellas.
La Verbena y el amor: la pequeña planta de la verbena florece en este tiempo también y sus pequeñas flores blanco rosadas parecen estar suspendidas como las estrellas lo están en el espacio. La tradición en torno a esta planta nos habla de que en la noche de San Juan la gente de los pueblos iba en busca de esta pequeña planta, ya que recogida en esta noche tenía cualidades especiales que se manifestaban al tocar con ella a la persona de la que se deseaba ser correspondido en el amor. Y es por esta antigua tradición en la que la gente se iba a buscar la verbena al caer la luz del sol en medio de alegría y expectantes ilusiones amorosas, por lo que se llama verbena a las fiestas populares de las noches de verano.

verbena officinalis

Verbena officinalis

La Artemisa fertilizadora: La Artemisia officinales es una planta en relación a la fertilidad femenina, de hecho hay un dicho que nos dice lo siguiente: “Si las mujeres conocieran la virtud de la artemisa la llevarían siempre prendida debajo de la camisa”, y es que esta planta pone en armonía a la mujer con sus ciclos menstruales debido a sus virtudes emenagogas. La tradición cuenta que cuando se adquiría un campo de cultivo se colgaba un ramo de esta planta bajo un roble en la noche de San Juan para proporcionar fertilidad a esta tierras, sus plantas y sus animales.
El ramo de san Juan: Un ramo de siete plantas recogidas en la noche de San Juan se ponía en la entrada de la casa, en la ventana o en algún otro lugar como protector del hogar, el ramo contenía plantas como el hipérico, la verbena, el saúco, la milenrama, la artemisa, el rusco y la salvia. La elección de estas plantas no es casual,  ya que todas ellas están en relación con la renovación y la limpieza del organismo, propiedades que están en consonancia con la finalidad primordial de esta noche mágica de purificación.

 

El hipérico sanador: la hierba primordial de este momento especial del año es la hierba de San Juan o Hipérico, ya que florece por estas fechas. Recogida en este momento cuando sus flores están en expansión y contiene su máxima concentración en principios activos y nos proporciona sus cualidades sanadoras, entre ellas la elaboración del tradicional aceite de Hipérico, el cual ya se elaboraba cuando Dioscorides en el siglo I nos relata como lo preparaban las gentes de estas tierras, macerando las sumidas floridas en aceite de oliva y manteniéndolo al sereno, bajo la influencia de la actividad solar y lunar durante cuarenta días, tras los cuales se tiñe de un color rojo sangre debido al pigmento que contiene llamado hipericina.

hipérico bote

Los pétalos de rosa: las flores de la rosa silvestre también se recogían en este día de San Juan y por la noche se dejaban macerando en agua de lluvia o de manantial, manteniéndolas toda la noche al sereno, y por el día se utilizaban para impregnar la piel de la cara, manos y cuerpo, ya que así comunicaba la rosa su armonía sanadora a todo el organismo.

La cruz de saúco: el saúco también florece por estas fechas y sus flores blancas llenan de belleza a este arbolito y expanden su inigual y peculiar aroma refrescante.

cruz de saúco

Siempre se ha asociado a este árbol cualidades protectoras en general y especialmente frente a rayos y tormentas, por lo que se solía poner cerca de casas y ermitas.

Con dos ramas de este arbol se formaba una cruz que se ataba con cordel y se ponía en la entrada de las casas o sobre el cabecero de la cama como amuleto protector.

 

Las varas de poder: o varas mágicas se preparaban también en tiempo de San Juan, sobre todo elaboradas con ramas de avellano, las ramas de este árbol que se ha utilizado desde la antigüedad para encontrar agua por los zahories, debido a las cualidades especiales que tiene su madera para detectar la humedad bajo la tierra, propiedad llamada piezoeléctrica debido a la cual puede captar señales eléctricas y sería como una especie de conductor en contacto con las manos y actuando como un amplificador de la intención de su poseedor. También se utilizaba ramas de saúco y de fresno. Debían ser ramas derechas y sin nudos, se solían cortar a medida del brazo de su dueño, con la distancia entre el codo y el dedo corazón. Tras cortar las se pasaban por la hoguera de la noche de San Juan para su purificación y después se personalizaban con piedras o grabados.

vara de poder

Artículo publicado en la revista Espacio Humano

(Farmacéutica Naturista)
http://www.palmirapozuelo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s