Mírate a los ojos

Esta mañana, como cualquier otra mañana, me he levantado y a los 10 segundos estaba frente al espejo mirando fijamente a esos ojos verde oliva que me devolvían la mirada con tanta intensidad y curiosidad como lo hacían los míos. La curiosidad que se despierta cuando de repente un día, hacemos click y nos miramos con ojos muy distintos a los que hasta ahora nos mirábamos a nosotras mismas.

-Hola!!!

-Hola

-¿Quién eres tú? ¿Y qué haces en mi habitación? ¿Nos conocemos?

-jajajaja Pues claro!!! Yo soy tú y tú eres yo.

Surrealista, lo sé. Pero es que los momentos más importantes de nuestras vidas suelen serlo. Me siento extrañamente confiada con esa mujer segura de sí misma y divertida al ver mi reacción al descubrirla al otro lado del espejo.

Por supuesto que sé quién es. Esa mujer soy yo, la misma que hace un año, pero algo ha cambiado en mi. Me gusta pensar que soy una mejor versión de mi misma, con mis defectos, mis virtudes, mis manías y mis genialidades. Solo que ahora me miro con otros ojos.  He cambiado mis gafas de prejuicios, estereotipos, patrones impuestos y modas y me he puesto unas brillantes gafas de realidad, pura, como la misma esencia de la vida.

Ahora me siento bien conmigo misma, con la mujer que me permito ser. La de verdad. La que actúa, piensa y siente, según su propio criterio, sin imposiciones o limitaciones. La que aprecia la belleza de lo imperfecto, porque lo imperfecto es bello por si mismo, es especial, es único.

Y no cuento esto para alardear de mis logros, sino para ayudar a las que aún están en el camino o las que aún ni siquiera saben que lo estarán, a saber que si se puede si de verdad así lo quieren.

En nuestra mano está dar el primer paso, y el segundo, el tercero… y así hasta donde queramos llegar. Porque nadie tiene el derecho ni la potestad de juzgarnos, en ningún caso. Es necesario que nos empoderemos y demos más validez a nuestro criterio que al de los demás. Porque nadie nos conoce mejor que nosotras mismas ni nadie sabe mejor que nosotras lo que nos viene bien.

Escucha esa vocecilla que te habla desde dentro, déjala expresarse y ser libre, por que ella es el pasaporte a tu nueva vida, a tu mejor versión. Tú eres tu propia ingeniera, asesora, arquitecta, constructora. Toma las riendas de tu vida, y aunque es duro, y muchas veces querrás tirar la toalla, créeme que vale el esfuerzo. La recompensa es inimaginable.

Feliz día hermosas brujeres. )O(

estrias

“Las estrias simulan los rayos solares reflejándose en el agua, me gusta pensar que toda mujer tiene un poco del mar en su cuerpo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s